Los Pasteles

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Pasteles

Mensaje por Admin el Jue Feb 14, 2008 5:53 pm

Pastel

La técnica del pastel ha tenido una historia bastante irregular. Leonardo da Vinci (1452-1519) fue el primer maestro conocido que lo utilizó, aunque sólo fue para dar vida a algunos esbozos en carboncillo o en sanguina.

Se considera que el pastel es un medio eminentemente francés y al parecer quien lo empleó por primera vez en gran escala y como medio independiente fue Jean Perréal (1455-1530), un artista menor de la corte de Luis XII. Es probable que Pérreal, con ocasión de una visita a la ciudad de Milán, introdujera en la técnica a Leonardo.
Pero la verdadera popularidad de los pasteles no comenzó hasta que se desarrolló la cultura de la burguesía rica en las ciudades Estado de Italia durante el siglo XVI. No existió ciudad más rica que Venecia ni ninguna que realizara mayores encargos a sus artistas. Jacopo Tintoretto (1518-1594) y sus discípulos se percataron rápidamente de las posibilidades de este medio tan versátil y empezaron a utilizarlo en tonos extremadamente iluminados y sedosos para encargos eclesiásticos.

Uno de los períodos más importantes del arte de los pasteles corresponde al siglo XVIII, con Maurice Quentin de la Tour (1704-88), Jean-Baptiste Perroneau (1715-83) y en la etapa final de su vida, cuando tenía problemas de vista Jean-Baptiste Chardin (1699-1779. Todos ellos trabajaron con este tipo de técnica. Sin embargo de no ser por la figura del gran Maestro Eugéne Delacroix (1798-1863), el pastel probablemente habría desaparecido. También durante el siglo XVIII se realizaron algunos de los peores trabajos a pastel, por lo cual esta técnica adquirió reputación de ser demasiado efímera. Después de la Revolución Francesa se lo condenó del todo, y pasó a ser una forma de arte menor de una clase frívola ya muerta.

La plena rehabilitación del pastel corresponde a Edgar Degás (1834-1917), que era gran admirador de la obra de Delacroix. Su particular mirada y sus incansables observaciones, rescatarían de nuevo la técnica del pastel. Representaría con gran maestría la peculiar vida parisina de los bulevares de finales del siglo XIX, encontrando de esta manera en el pastel un medio de expresión perfecto.
Aunque el pastel resulta un medio muy diferente al óleo, comparte ciertas técnicas con éste último. Ambos consisten en superponer capas de pigmento. En la pintura al óleo se utiliza una capa delgada de pintura diluida, para fijar las formas fundamentales de la composición. En la pintura al pastel, se frota ligeramente el lado de la barra sobre el papel para definir las formas básicas. Se trata de la capa primera y más clara del pastel, sobre la cual luego se agregarán otras. Esta capa se podrá dejar como está y trabajar sobre ella, o bien se la puede borrar ligeramente o mezclar antes de agregar la siguiente.

El pastel se trata de un medio muy agradecido, pues permite efectuar cambios sin dañar el tejido básico y la textura del papel, como ocurre en otro tipo de técnicas que no admiten correcciones. Cada capa de pastel se aplica sobre las anteriores sin ahogarlas, de modo que se pueda ir observando poco a poco, una gran variedad de colores. Ya al final de la obra se agrega la línea o el detalle y se mezclan algunas zonas para obtener un buen contraste de texturas.

Si la pintura se ha realizado sobre un papel pesado para acuarela, con una superficie áspera, las zonas mezcladas parecerán más profundas en tono y más sólidas debido a que, en las depresiones del papel, el color resulta reforzado.

El pastel se fabrica con pigmento de calidad adecuada par realizar una actividad artística, el mismo que se emplea para producir la acuarela, la aguada y las pinturas al óleo. La diferencia entre estos materiales reside en el medio aglutinante que mantiene unido el pigmento. En el caso del pastel es muy sencillo: se mezcla el pigmento seco con una solución muy diluida en agua de goma tragacita. Luego se estiran las barritas o se les da forma. La clave del tipo de pastel con el que se trabaje está en la proporción de goma con relación al agua. Cada uno de ellos tiene una cualidad diferente y debería escogerse en función del trabajo que se va a realizar.

Los lápices de pastel se adaptan muy bien al trabajo delicado y también se les puede emplear de manera óptima para sombrear o modelar con sutileza. En cuanto al soporte se utiliza en general el papel, pero también puede servir como soporte un lienzo u otros materiales. No obstante es importante tener en cuenta que no se pude emplear pastel sobre una base con óleo o una superficie completamente lisa. Es primordial utilizar un soporte no demasiado suave ya que no aguantaría la línea, pero tampoco un soporte demasiado duro ya que la rompería.

Dentro de los pasteles existen diferentes tipos como son los pasteles duros y los pasteles blandos. En cuanto a los primeros, cuentan con una mayor proporción de goma, lo que les hace más fuertes y compactos. Pero también son lo suficientemente blandos como para usarlos en un esbozo. Los pasteles blandos, están hechos con una pequeña cantidad de goma aglutinante. El resultado serán barritas bastante blandas que pueden responder a los más sutiles cambios de presión y que proporcionan una sensibilidad imposible de conseguir con los pasteles más duros.

Las diferencias entre el pastel y las pinturas son evidentes. En vez de mezclar colores en una paleta hasta conseguir lo que se desea, se seleccionan colores ya mezclados y se los aplica directamente sobre el papel, utilizando diferentes técnicas para combinar entre sí los colores y los tonos.
Los pasteles se adaptan a una gran variedad de temas. El brillo y la luminosidad de sus colores son realmente maravillosos para captar toda la cantidad de matices que tiene una flor, un cielo o un paisaje. Son ideales también para modificar las texturas de las superficies, tanto de las duras y ásperas como de las lisas y acristaladas.

El artista que utiliza pastel debe emplear la textura junto con el color para producir una sensación de espacio y de profundidad en un cuadro plano. Las texturas delgadas y suaves retroceden; las pesadas y densas parece que avanzan. Es importante tener en cuenta que la variedad de texturas es muy amplia dentro de la técnica del pastel, ningún otro medio es capaz de igualar esta cualidad.
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 29/01/2008

Ver perfil de usuario http://arte.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.